Enamorarse



Desliza la mano, presiona el botón negro y sube ligeramente el volumen. Se sienta antes de que empiece la melodía. Es un ritual que repite a diario. Es su momento preferido del día, es su momento de intimidad.

Comienza ella, comienza la canción.

No puede dejar de escucharla. Es hipnótica, penetrante. Se cuela en cada recoveco de su cuerpo. Acaricia sus oídos con la dulce melodía. 

Se ha enamorado de ella.

Se recrea en cada acorde, en cada nota. Respira esa suave cadencia que desprende. Permite que lo envuelva en ese bucle de sensaciones. Es difícil describirla, siempre igual, pero a la vez siempre diferente. Cada día se arroja contra ella, ansioso por sentirla, por llenarse el cuerpo de vida.

La primera nota es fuerte, pero a la vez está contenida. Se retuerce en sí misma. Nace y muere cada vez que suena, cada vez que se deja escuchar por él. No existe realmente si no hay nadie para sentirla, para embriagarse de ella.

Vida en medio de lo inhóspito. La melodía es difícil de explicar, compleja e inigualable. Notas que luchan por existir, por ser. Tiene un sentido desgarrador. La sobriedad nunca fue tan expresiva, tan deliciosa.

Puede escucharla una y mil veces, pero siempre quiere más. Es necesaria, es como respirar. No puede permanecer en el silencio. Expresa todo aquello a lo que no llegan las palabras.

Su vida no es más que dejar correr el tiempo hasta que llegue ese momento del día que tanto ansía. Esa canción. La música, es de lo único de lo que se alimenta.

Absorto contempla la pared. No es capaz de ver nada cuando se reproduce la melodía. Solo escucha. Solo siente.

Si cierra los ojos con fuerza es capaz de verla.

Él la imagina y piensa con forma de mujer. Las notas dibujan su cuerpo. Su esbelta figura, su cabello salvaje y oscuro, su mirada pura. Cuando abre su boca le alecciona con sus palabras, sin tregua, revolviéndose en sí misma, presa de él. Y él preso de su deseo por poseerla.

Los días corren, los años pasan. El tiempo manosea su rostro mientras se evapora la vida. Las arrugas comienzan a surcar sus manos y su fiel corazón. Fiel a ella, a su canción. Está muerto en vida de forma aparente.

Esa melodía no es real, su melodiosa amada no existe. Él se consume en cantos de sirena.

Puede que se sienta bien, que realmente él esté vivo por dentro. Pero una existencia con ella como única compañera no es una vida, y en su lecho de muerte, ahí donde su canción ya no se reproducirá, donde el botón estará demasiado lejos para ser pulsado comprenderá que su felicidad nunca habrá sido real, al igual que aquella canción nunca hubiera existido si él no hubiera estado ahí para escucharla.





3 comentarios:

  1. Guauuu gran textooo, muy personal ;)))
    New post sobre cinema francaise y otras drogas! un besito guapa, ;)

    ResponderEliminar
  2. love this and the lay out of your blog!

    www.theunwrittenstyle.blogspot.com

    ResponderEliminar